Categorías
Educación Grupo Ezer

Somos diversos

La tendencia tradicional en los entornos escolares ha sido la de “normalizar” bajo unos criterios metodológicos y didácticos “estándar”, la incorporación del respeto a la diversidad en el aula ha supuesto importantes cambios en la forma de entender el proceso de enseñanza-aprendizaje.

El punto de partida de todos los enfoques que los diferentes investigadores han dado a la teoría de los estilos de aprendizaje parte del hecho de las diferencias individuales. Las personas piensan, sienten, aprenden y se comportan de manera diferente. Hay diferencias sencillas y obvias (cabello, altura, tono de voz…), pero además hay otras diferencias importantes entre los seres humanos que atañen a niveles de comportamiento, preferencias, capacidades…

Es transcendental para el/la docente asimilar que los alumn@s adquieren, procesan y asimilan los contenidos de aprendizaje de forma diversa. Lo ideal sería aceptar unas ciertas normas comunes, y a la vez, destacar aspectos individuales y personales de forma coordinada.

En muchas investigaciones se ha constatado que el clima favorable de trabajo que propicia la productividad y la eficacia del aprendizaje depende fundamentalmente de:

-Las relaciones afectivas entre el/la docente y el grupo de alumn@s: ser querid@, aceptad@.

-El grado de estructuración de las tareas (claridad en las metas y en las vías para obtenerlas, posibilidad de alternativas de solución y factibilidad de las soluciones a los problemas)

-Del poder del docente dado por su status (si la posición que tiene dentro del grupo-clase le permite ejercer una influencia real).

Desde mi punto de vista, de estos tres factores, el que más influye para  un clima productivo en un grupo es la relación positiva entre el/la docente y los alumn@s.

Tod@s tenemos recuerdos de aquel/aquella maestr@ que sembró en nosotros el amor por los libros, por el saber, por estudiar, por crecer como personas, y por supuesto, nos gustaba como persona. Igualmente está en nuestra memoria el/la profe que nos dio tantos quebraderos de cabeza y que conseguía que odiáramos las mates, la física, la lengua….o cualquier otra materia. Llegando a identificar asignatura con profesor/a.

El educador/a tiene que creer en el potencial de sus alumn@s, y debe emplear todas sus armas docentes para transmitir, inspirar, apasionar….Es imprescindible que el maestr@ incite constantemente la curiosidad, que haga soñar a los alumn@s en hacer posible lo imposible.

Creo que   el trabajo del maestr@ no consiste tanto en enseñar todo lo aprendible, como en producir en el alumn@ amor y estima por el conocimiento. Debe proporcionar las herramientas necesarias para que pueda llegar a obtener cualquier conocimiento.

Los mejores profesores/as son aquellos que saben transformarse en puentes, y que invitan a sus discípul@s a franquearlos .Es importante enseñar a aprender, a valorar que el conocimiento nos ayuda a  crecer como personas, y por supuesto, nos hace más libres.

 Me gustaría terminar estas reflexiones con la frase de Jack Kerouac en el libro “En el camino”(1957) «Era un auténtico maestro, y debe añadirse que tenía todo el derecho del mundo a enseñar, porque se pasaba la vida aprendiendo».

Mª Gracia Fuentes Gómez.
Profesora del C.E.S D. Manuel Segura Morales, tutora del Grado de Mediación Comunicativa.

2 respuestas a «Somos diversos»

Aunque estoy de acuerdo en que es importante el vínculo afectivo que un profesor sea capaz de crear con sus alumnos, pienso (basándome en mi breve experiencia como estudiante) que es mucho más importante el nivel de estructuración de la materia así como un método de enseñanza claro y directo. Profesores que a priori no me caían demasiado bien o no tenían mucho nivel de popularidad entre el alumnado a lo mejor tenían la capacidad de enseñar su asignatura de una manera muy acertada.
Es sólo mi opinión y ya digo que mi experiencia como estudiante no fue para nada longeva ni mucho menos ejemplar.
Enhorabuena amiga.

Aunque hay muchas diferencias entre los seres humanos, creo, que la enseñanza con refuerzo positivo hace que cualquier alumno confíe más en si mismo y en las infinitas posibilidades que tiene para superar cualquier obstáculo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *