Categorías
Ezer

¿Qué es la educación?

Para poder realizar una definición sobre el concepto de educación que se asemeje a las ideas que este grupo tiene sobre lo que es y conlleva esta palabra, es necesario recurrir a la utilización de bibliografía, y si es en materia de educación, hay que acercarse a la del profesor Esteve, catedrático de la Universidad de Málaga, fallecido en 2010, del que se conservan grandes recuerdos y excelentes obras dedicadas a este mundo.

Sin más, para comenzar este artículo voy a referir una cita sobre su concepto de educación.

“Educar consiste en enseñar a otros a vivir” (Esteve, 2010, p.16).

Siguiendo las ideas de Esteve, estoy totalmente de acuerdo con su definición de educación, ya que en todo proceso educativo de una persona el objetivo principal no debe ser otro que darle las herramientas para dirigir su vida, ¿qué tipo de vida?, podríamos preguntarnos, siendo conscientes del mundo en el que vivimos y nuestro papel como educadores, sería el ser capaces de educarlos para que lleven una vida digna, en lo que a nuestra concepción acerca de este término se refiere.

Aquí comienza un proceso cultural de lo que significa una vida digna para cada persona o cultura, sin más, pienso que un educador tiene que darle a su educando las herramientas para construir su edificio, o su vida, teniendo en cuenta la importancia de provocar en los alumnos una continúa pregunta, siendo ellos mismos con los materiales que se le proporcionan quienes sean capaces de contestarla, incitar a trabajar sus pensamientos, y atendiendo a la diversidad e inclusión, pues cada alumno en particular tiene una forma de pensar y una forma de ver la vida adquirida en su núcleo primario como son la familia y amigos, y nuestro es el papel de poder ser partícipes e intentar involucrarnos dentro de ese núcleo, aunque sea desde el ámbito formal, para así poder trabajar en un proceso lineal con él, sabiendo que va a haber un aprendizaje mutuo, un feedback que en todo proceso educativo es necesario.

En ese momento en el que nuestro alumno sienta que tiene las herramientas para construir su vida, hay que darle las pautas a seguir, trabajando la transmisión de valores, los derechos humanos, haciéndoles ver que todo ser humano por el simple hecho de serlo somos libres e iguales, sin importar sexo, raza, religión o cultura a la que se pertenezca, teniendo claro que el proceso educativo es la principal base en la que se cimienta el conocimiento y el aprendizaje de una persona, siendo conscientes de esto, hay que provocar en los alumnos el trabajo de la coexistencia positiva con los demás a través de la educación intercultural, la cual se cimienta en valores como el respeto, la igualdad dentro de un grupo, el cual convive en un mismo contexto, y esta convivencia viéndola a través de la educación va a llevarnos a un proceso en el que seremos capaces de trabajar mediante un proceso educacional el llegar a una Cultura de Paz.

En el lenguaje corriente, y sin mucha precisión, llamamos educación “al conjunto de los procesos de aprendizaje que realiza una persona” (Esteve, 2010, p.19).

Atendiendo a esta definición, algo más concreta a nivel formal, empleando un lenguaje más técnico, está más sujeta a un proceso de aprendizaje, pudiendo relacionarlo como algo más del tipo aprendizaje memorístico, un proceso totalmente negativo ya que como es sabido, este tipo de aprendizaje es el que menos da lugar al crecimiento personal de un alumno, es aquí donde hay que comenzar a plantar las raíces de un árbol que va a dar muy buenos frutos, en el favorecimiento del enriquecimiento y crecimiento personal mediante los procesos educativos.

Dentro de los procesos de aprendizaje hay que intentar provocar un aprendizaje significativo en el que se haga partícipe al alumno del aprendizaje, hecho que lo llevará a guardarlo para siempre, y centrándome en esto, quiero compararlo con el primer enunciado de Esteve comentado con anterioridad, ya que un aprendizaje para la vida, en el que se está educando para enseñar a vivir el día de mañana, es la provocación misma de un aprendizaje significativo, es el eje con el que tiene que saber jugar un educador, sabiendo alcanzarlo mediante una transmisión de valores positivos como el respeto a otras culturas, la igualdad de derechos por el simple hecho de ser seres humanos, trabajar desde pequeños la diferencia entre multiculturalidad e interculturalidad, siendo capaces de ver la importancia de una convivencia intercultural, provocando una cultura de paz la cual tiene como eje motor la educación.

También es importante decir dentro de este concepto de educación, el cual hace referencia al proceso de aprendizaje que realiza una persona, pues a nivel personal creo que es importante saber que una persona nunca deja de aprender, estamos en un continuo proceso de aprendizaje durante toda nuestra vida, y esto lo atribuyo al papel del educando en el que como comenté anteriormente tiene que estar abierto a un proceso de aprendizaje mutuo con su alumnado, ya que ésta es una de las mejores maneras de enriquecernos y saber transmitir nuestros conocimientos de una forma eficaz para provocar lo que buscamos en nuestros alumnos, un aprendizaje para la vida, aprender nosotros a vivir, y saber transmitir ese aprendizaje.

  • Bibliografía:

Esteve, J.M. (2010). Educar: un compromiso con la memoria. Barcelona: Octaedro.

Alejandro Colomo Magaña
Pedagogo. Director del C.E.S. D.Manuel Segura Morales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *