Categorías
Animación Sociocultural Grupo Ezer

Una mirada desde la animación sociocultural: la senda del envejecimiento.

A veces, cuando hablamos de personas dedicadas a la Animación Sociocultural y Turística, se nos viene a tod@s a la cabeza el público objetivo hacia el que se pretende dirigir la animación, es decir, el infantil y juvenil. Con este artículo, voy a intentar  ampliar esa concepción o imagen que tenemos de ese perfil  y del púbico diana al que dirige su trabajo. En ocasiones, esa percepción la tenemos instaurada por defecto  en nuestro mapa mental. Pero, ¿realmente el animador/a es una mera figura de “entretenimiento” de niños/as y jóvenes? ¿O es algo más? Es muchísimo más.

Desde mi experiencia, os puedo decir que la Animación Sociocultural (ASC) es un concepto difícil de definir de forma concreta porque parte de muchas concepciones e influencias de campos como la Educación, la Pedagogía, la Historia y la Cultura, la Economía, la Medicina, la Sociología, la Psicología…De hecho, para que sea más sencillo desgranarlo, podemos decir que el concepto “Animación” etimológicamente hablando, es fragmentable en dos raíces,  cuyo significado entrelazado, hace que podamos definir perfectamente su expresión: la raíz etimológica es “anima” (que significa “dar vida”) , pero también se puede ramificar por el concepto «animus» (que significa “poner en relación”) Así de esta forma, la descripción del perfil de animador/a, cobra una cierta sencillez. A mí me gusta definirlo como “una persona que encamina y enfoca a los demás a relacionarse, y les hace tener vida a través de la participación”

Por tanto, la ASC es “una tecnología social que, basada en una pedagogía participativa, tiene por finalidad actuar en diferentes ámbitos de la calidad de vida, promoviendo, alentando y canalizando la participación de la gente en su propio desarrollo socio-cultural(Ander-Egg, 1988).

En este sentido, ya vemos que la ASC (centralizada a través de la figura profesional del Animador/a Sociocultural) está ligada directamente con las estrategias de cambio, innovación y transformación social. Es por ello, que sería recomendable que tod@s abramos la mente en cuanto a las posibilidades  del campo de actuación sociocultural, porque nos ayudará a ser más conscientes de que esa destreza, no sólo va encaminada a público infantil  y juvenil, sino que despliega, un amplio abanico de posibilidades de intervención comunitaria, social y cultural, en la fase de senectud y envejecimiento.

En los últimos años ya se viene trabajando en este desafío: consolidando recíprocamente ASC y Envejecimiento. De hecho, Luis Gómez García (Animador sociocultural, director-gerente de la consultora Hartford: gestión y asesoramiento multidisciplinar en proyectos de intervención social, cultural y educativa)  afirma que “la Animación Sociocultural es el principal instrumento que hemos tenido los profesionales de la intervención con personas mayores, para promover el conjunto de ideas y actividades denominadas envejecimiento activo”

Es desde esta perspectiva, donde los profesionales socioculturales  tienen una labor amplia, encuadrando nuevas formas de intervenir dentro del concepto conocido como: “Envejecimiento Activo”. La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo define como “proceso en el que se optimizan las oportunidades de salud, participación y seguridad a fin de mejorar la calidad de vida de las personas a medida que envejecen. Permiten que las personas realicen su potencial de bienestar físico, social y se centra en las personas mayores y en la importancia de dar una imagen positiva de este colectivo.”

Cuando nos referimos a personas mayores, vemos en el día a día, que se plantean situaciones de  contextos de soledad, aislamiento en la jubilación, desconcierto por la situación de vejez…así como problemas tanto físicos, biológicos, sociales y económicos. Desde la Gerontología y la ASC, desde hace ya más de tres décadas, se vienen unificando esfuerzos por intervenir en este reto de envejecer activamente (Año 1993: se declaró como Año Europeo  de las Personas Mayores y la Solidaridad entre Generaciones). A partir del cual, el concepto de Envejecimiento Activo como metodología  de intervención sociocomunitaria desde el prisma de la Animación Sociocultural, cobra un gran impulso. Viene a decirnos por tanto, que los profesionales del sector en la actualidad, en este caso, nuestros futuros Técnicos Superiores en Animación Sociocultural y Turística,  no sólo tienen un campo de actuación laboral dirigido a ocio infantil y juvenil, sino que complementan perfectamente la atención a personas mayores  mediante proyectos y programas de Envejecimiento Activo. Son profesionales que trabajan teniendo en cuenta el colectivo de mayores, con sus propias características, sus medios, sus entornos y contextos etc. para ajustar sus intervenciones de forma profesional mediante acciones activas como la mejora de la salud, la formación y alfabetización digital, la cooperación comunitaria, la solidaridad y el ocio y tiempo libre activo, proporcionando a las personas mayores la posibilidad de participar plenamente en la sociedad.

“…porque mantenerse activo al hacerse mayor es fundamental para abordar el reto del envejecimiento…”

(2012: Año Europeo del Envejecimiento Activo y de la Solidaridad Intergeneracional)

Bibliografía:

ANDER-EGG, EZEQUIEL (2005). Perfil del animador socio-cultural. Lumen Humanitas.

Isabel Blanco Campaña.
Licenciada en Psicología. Profesora del C.E.S. «D. Manuel Segura Morales», tutora del Grado Superior de Animación Sociocultural y Turística.

2 respuestas a «Una mirada desde la animación sociocultural: la senda del envejecimiento.»

Hola Isa.
Enhorabuena por lo que has redactado en este texto. Me parece un artículo muy interesante.

Hace algunos años hice varios cursos de animación sociocultural en los que disfruté mucho. Y creo que es cierto que se suele asociar la animación sociocultural a actividades para niños o adolescentes, pero no tanto, a personas mayores. Veo muy bien que puedan adaptarse esas actividades a personas adultas, de ese modo, el campo que abarca es mucho más amplio, y, por supuesto, serán más las personas que se beneficien de dichos juegos; físicos y/ o mentales.

Desde mi modesto punto de vista, estos ejercicios, al igual que ocurre con la lectura, hacen que nuestra mente trabaje, lo que no sólo tiene consecuencias a corto plazo (te sientes bien si consigues ganar cualquier tipo de competición, aunque sea solamente por el hecho de ganar, sientes que haces más amigos si compartes lo que posees con otras personas, disfrutas con ellos…) sino que además, tiene beneficios a largo plazo (según se dice en revistas y estudios de gran importancia, el hecho de activar la mente hace que nuestras neuronas mueran más lentamente, lo que ayuda a evitar o ralentizar enfermedades tan comunes hoy en día como el Alzheimer.)
Por eso, veo muy bien que se piense en estos ejercicios mentales y en estas actividades para aprovechamiento de personas de todas las edades.

Gracias y suerte.

Mari Celi. Muchas gracias por tus palabras y aportar tu punto de vista al articulo.
Me alegro que el mensaje que transmito te pareciera interesante.
Ya debatiremos,comentaremos y sobre todo, pondremos en común en la práctica, todas estas cuestiones tan interesantes.
Un saludo y un abrazo afectuoso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *