Categorías
Promoción de la Igualdad de Género

Delante de un gran hombre hay grandes mujeres

A lo largo de la historia han existido numerosos refranes populares y frases hechas que han contribuido a perpetuar la superioridad del hombre sobre la mujer, el machismo, el sexismo y por consecuente la sociedad patriarcal en la que vivimos. “Detrás de un gran hombre hay una gran mujer” es una frase hecha que demuestra como la mujer queda relegada a un segundo plano en la vida del ser humano, mientras que el hombre desempeña la figura dominante y de supremacía. Ciertamente, la sociedad y más concretamente el sexo masculino se ha preocupado de transmitir unos valores educacionales muy estereotipados y sexistas, haciendo una clara diferenciación entre el sexo masculino y el sexo femenino. Según nuestra cultura, los hombres se han considerado y se consideran los “machos alpha” fuertes, trabajadores y líderes que proporcionan la economía necesaria para que sus correspondientes familias puedan sobrevivir. Por otra parte, nuestra querida sociedad nos ha enseñado que existen otros seres diferentes llamados mujeres, las cuales son débiles, sensibles y deben ocuparse de las labores de la casa, de la crianza de los hijos e hijas y de tener contentos a los hombres.

Todo ello ha desencadenado una violencia de género de grandes dimensiones que ha azotado con gran dureza y contundencia a las mujeres. Muchas de ellas, a día de hoy, son maltratadas en los planos físico y psíquico junto a sus hijos e hijas, los cuales son considerados víctimas directas al igual que sus madres. En la actualidad existen una serie de entes llamados “hombres” que maltratan diariamente a las mujeres (madres, esposas, hijas…) llegando a aterrorizar conscientemente sus vidas, e incluso logran destruirlas hasta la muerte. La palabra “hombre” se le queda grande a este tipo de ente, sería muy difícil proporcionarle un nombre adecuado a su forma de comportarse y actuar, podríamos llamarle “animal o bicho” pero sería un insulto para los cientos de animalitos que viven en armonía en nuestro entorno (conejos, elefantes, gatas, jirafas, leonas…).

Gracias a Dios, no todos los hombres infravaloran y maltratan a las mujeres por solo el hecho de serlas. A día de hoy existen hombres que se han empoderado y defienden la igualdad entre mujeres y hombres sin ningún susto al que dirán. Plataformas como AIGE (Asociación de Hombres por la Igualdad de Género) persiguen una nueva forma de hombre, a través de modelos de masculinidad positivos, respetuosos, igualitarios y más libres, con el objetivo de luchar contra todo tipo de discriminación por razón de sexo. Según esta asociación un hombre por la igualdad es aquel que1:

  1. Se acepta a sí mismo como producto de su tiempo y cultura.
  2. Ha iniciado un camino personal de búsqueda y replanteamiento interno de sus valores, esquemas, mecanismos, conductas y pensamientos.
  3. Mantiene una actitud de cambio en sus relaciones con las mujeres, en las que ya no tolera ningún tipo de desigualdad en razón del sexo.
  4. Apoya activamente las justas reivindicaciones de las mujeres contra el sexismo. Comprende que no basta con las palabras y que es necesario que los hombres se posicionen activa y públicamente sobre el tema.
  5. Está aprendiendo a verse como un ser sensible, afectivo y, sobre todo, vulnerable. Además, está intentando superar su tradicional aislamiento emocional.
  6. Ha iniciado un proceso de replanteamiento de la relación con sus hijos e hijas. Ya no acepta continuar con un papel secundario e intenta que la relación sea más completa, aprendiendo a implicarse directamente con ellos y ellas.
  7. Intenta ir superando el miedo y el rechazo ante situaciones de cercanía y complicidad con otros hombres. Comprende que la compañía y la ayuda de otros hombres le es necesaria para su desarrollo vital. Acepta su apoyo y está aprendiendo a no verlos como competidores.
  8. Avanza en un proceso de renovación de su sexualidad, intentando vivirla de forma más natural y plena, sin los determinantes que el modelo tradicional masculino le ha impuesto.
  9. Ha comenzado a cambiar su actitud hacia la homosexualidad, reconociendo que las personas homosexuales sufren una situación de discriminación que ha de ser combatida activamente. Analiza su relación personal con este tema.
  10. Y, por supuesto, ha adoptado una actitud de tolerancia cero hacia la violencia de género que ejercen los hombres sobre las mujeres. Ha comprendido que “el silencio nos hace cómplices”.

     Es posible conseguir una sociedad más igualitaria, donde el machismo, el sexismo, el maltrato y la violencia hacia la mujer no sean los colores de su bandera. No es una lucha solo de las mujeres sino un trabajo conjunto de hombres y mujeres que quieren conseguir una vida más justa para sus hijos e hijas. ¿Por qué hacer diferencias entre hombres y mujeres? Ante todo somos personas y compartimos más cosas de las que nos diferencian (tenemos dos ojos, una nariz, dos oídos, una boca, sentimientos, emociones…). Y una de las cosas que nos hace únicos como especie es la “razón”, por favor hagamos uso de ella y utilicémosla de forma positiva y de manera sana para que el ser humano en su conjunto pueda vivir en armonía y se pueda erradicar los casos de violencia de género.

“De todos los hombres que haya en mi vida ninguno será
más que yo, de todas las mujeres que haya en mi vida ninguna será menos que yo, entre un hombre y una mujer maltrato cero”
(Secretaría General Iberoamericana) 2.

Referencias bibliográficas:
1 http://ahige.es/filosofia/decalogo
2 http://segib.org/la-segib-contribuye-a-la-eliminacion-de-la-violencia-contra-la-mujer/

Manuel Benítez Sánchez
Diplomado en Educación Primaria y Especialista en Igualdad de Género. Profesor del CES D. Manuel Segura Morales

 

29 respuestas a «Delante de un gran hombre hay grandes mujeres»

Me parece muy bien que hoy en día también hayan hombres que se unan para protestar contra la violencia de género.
Muy buen artículo ?

No podemos olvidar que la sociedad está conformada por mujeres y hombres. Para poder progresar hacia una igualdad es necesario que colaboremos tod@s y llamemos a las cosas por su nombre. Violencia 0 contras las personas sean mujeres u hombres. La triste realidad en la que vivimos es que existe un mayor porcentaje de personas maltratadas que son mujeres por ello hay que contribuir al empoderamiento de la mujer.

Yo no me imaginaba que había una asociación para educar a los hombres para evitar la violencia de género me parece maravilloso que hayáis abierto una gran puerta gracias por tu maravilloso trabajo.

Debemos trabajar, sobre todo los hombres, para que no resulte raro que el hombre por el hecho de ser hombre se le estigmatice con que no puede trabajar a favor de la igualdad de género para contrarrestar la lacra de la violencia de género que azota la sociedad en la que vivimos. A medida que pasa el tiempo, estoy más convencido de que cada vez hay más hombres que están perdiendo el miedo a expresar su repudio a la violencia de género, obviando lo que puedan pensar sobre ellos. ¡¡¡¡¡Nuevas masculinidades!!!!

En realidad lo de educar a los hombres no es tarea de ninguna asociación, sino de cada familia en particular. Padres y madres deberían ser ejemplo de igualdad en sus casas. AHIGE es una asociación de hombres concienciados con la igualdad.

Eso mismo Patricia, estamos en el mismo barco y debemos remar en la misma dirección para llegar a buen puerto. ¡¡¡¡Que no nos cuenten cuentos!!!!

Muy buen artículo pienso que tanto hombres como mujeres son iguales y si desde pequeños les inculcan la igualdad tarde o temprano desaparecerán las diferencias de género el machismo o incluso el maltrato

Efectivamente Estela, fomentar la coeducación desde que nacemos es primordial. Los primeros años de vida de los niñ@s son fundamentales, ya que son como esponjas. Si son capaces de aprender los roles sexistas de nuestra sociedad, también serán capaces de aprender de forma coeducativa si les damos los modelos y las herramientas necesarias. La educación de nuestros menores es el futuro.

Manuel, muy acertado en tu escrito. Las mujeres y los hombres debemos ir de la mano para erradicar la violencia de género. Los hombres no deben tener miedo a expresar otro modelo de masculinidad. Enhorabuena!!!!

Totalmente de acuerdo Tere. Debemos fomentar otro modelo de masculinidad donde se contemple hombres que defienden abiertamente la igualdad de género sin preocuparse lo más mínimo por el qué dirán. Debemos dejar atrás el concepto de macho alpha fuerte, insensible y poco sentimental que manda sobre todo. Es momento de reconocer que los hombres también lloramos, tenemos sentimientos y somos sensibles. Aunque los estereotipos sexistas digan todo lo contrario y se empeñen en realizar diferencias entre mujeres y hombres.

¡Me ha encantado! me alegra que haya artículos como este que hagan ver el camino qie hay que seguir para obtener una sociedad igualitaria para todos. en especial me ha gustado la AHIGE ya que no tenia constancia de su existencia y me parece una asociación increíble en la qie todos los hombres deberiamos de estar. ¡ Enhorabuena por el articulo!

Totalmente de acuerdo, esto es cosa de todas/os y la mejor forma de lograrlo es la educación a todos los niveles y, especialmente, en el contexto familiar y escolar. Enhorabuena, estaré atento para seguir leyendo entradas como esta.

Así es Antonio, es fundamental que el contexto familiar de los menores este en constante contacto con el contexto escolar, permitiendo un feedback. Como ya sabemos una buena educación en valores dirigidas a nuestros menores es la base para formar un buen presente y futuro.

Gracias a tod@s por vuestros comentarios, es un placer conocer vuestra sensibilidad en esta temática. Os animamos a seguir nuestro blog y descubrir nuestras entradas, serán de vuestro interés.

El articulo me parece un alegato contra la violencia de genero y a favor de la igualdad de manual pero hay que ir mas allá de los meros sentimientos y de una lógica cívica de lo que es una justicia de genero que venga acompañado de una igualdad efectiva y real.
Quiero basarme en la cultura, pero no en la cultura histórica o en las creencias de comportamiento social. Hay que ir en la educación que entre todos formamos parte e ello, ya sea a nuestra descendencia, padres, alumnado o amistades.
Para lograr todos los principios fijados por AIGE se necesita, que exista de forma continuada y al unisono por la sociedad de unos resortes que por ahora parecen suficientes. Es verdad que se ha avanzado mucho pero queda mucho camino por recorrer.
Existen todavía comportamientos arraigados que hacen que no exista la igualdad efectiva.
Por ejemplo yo considero que la libertad esta por encima de todo pero que los padres dejen oír a sus hijos música donde dejan a la mujer como un florero no me parece que contribuya mucho a la igualdad.
O todavía la gran parte de los hombres podemos oír gestos tan machistas como ver la tele y ver a una presentadora y pensar que esta en el puesto por su cuerpo no por sus capacidades.
O cuantas hijas han tenido que oír de parte de sus padres ten cuidado por la noche y a los chicos un simple no llegues tarde porque se supone que a los chicos no nos hacen nada malo.
O la propia chica que es verdad que crea en la igualdad que cree firmemente en ella y nadie duda de sus convicciones pero cuando hay que tomar algo bien que se enseña su cuerpo y citando como dice ella para ver que pilla ( hija los enamoras por como eres no por ser reclamo de nadie).
Podría seguir sobre detalles de la vida cotidiana, de la televisión o situaciones laborales que sin darnos cuenta hacemos que las palabras y la convicciones sean muy fuertes sobre la igualdad pero la realidad marche por otro lado.
Así que pienso que la mejor forma de luchar por la igualdad viene de nosotros mismos dando ejemplo a los mas pequeños,no tolerando ningún tipo de desigualdad ni de machismo. Distinguiendo que es una broma y que realmente hace daño para la sociedad.
Sobre el maltrato no dije nada puesto que no lo entiendo ya que la violencia aunque no sea física no esta justificada, ni la pienso tolerar ni resignarme a aceptarla en una sociedad civilizada.
Así que estimado autor me encanta su punto de vista que plasmó en el articulo pero todavía queda recorrido y los principios enunciados desde mi punto de vista quedan en palabras sin un respaldo de la sociedad y de actuaciones continuadas para cambiar la sociedad.

Juan es un placer tenerte por aquí. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que has expuesto, los ejemplos con los que nos ilustras es la dura y pura realidad. Por eso, es fundamental como bien dices incidir a través de la educación desde que los menores nacen. Como comentas si solo se escribe sobre un tema pero después permitimos ciertos comportamientos machistas y sexistas normalizados en nuestra sociedad, lo escrito se queda en papel mojado. Por todo ello, los educadores de todos los niveles (infantil, primaria, secundaria, bachillerato, ciclos medios y superiores y universidad) y las familias debemos trabajar conjuntamente para incidir en los menores, ya que dentro de poco se convertirán en adultos que a su vez eduquen a los menores venideros. Y una gran verdad es que aunque se han conseguido algunos avances en igualdad de género, nos queda mucho camino por recorrer. ¡¡¡¡Con ánimo, ilusión y empeño podemos llegar lejos!!!!

Cuanta verdad! Por desgracia aún queda mucho por hacer. El peso del patriarcado es demasiado grande, busca formas nuevas de seguir manteniendo su poder. Gracias a aquellas mujeres y a aquellos hombres que van de nuestra mano para hacer de esta una sociedad más justa y plural. No olvidemos que el camino tiene un nombre que aún sigue estando muy mal visto: Feminismo. Enhorabuena por iniciativas como la de este blog, muy necesaria. Un saludo.

Belén como bien remarcas el peso del patriarcado por cultura, historia y educación es brutal. No podemos olvidar el techo de cristal que existe para la mujeres en nuestra sociedad, lo podemos observar de múltiples formas y en diversas instituciones. Podría ponerme a decir ejemplos pero necesitaría días y días jajaja. Y por otra parte, cuando se escucha feminismo parece que se pretende la historia al contrario, que las mujeres dominen sobre los hombres y esa dialéctica está muy lejos de la realidad. Con el feminismo solo se pretende el empoderamiento de la mujer para que pueda adquirir los mismos derechos del hombre.

Enhorabuena!!! Un articulo muy cierto espero que nos haga reaccionar a muchos de nosotros y rememos todos en la misma dirección para lograr igual enter ambos sexos,nadie es más ni mejor que nadie!!!!

Aurora esa es la premisa primordial, remar en la misma dirección. Ante todo somos personas y poseemos legalmente los mismos derechos según la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Aunque la realidad dista mucho de los textos legales actuales que promueven la igualdad de género. Tenemos que fomentar más la práctica, ya que se aprende haciendo y trasladando la teoría y las leyes a la práctica.

¿Hombres y mujeres? Creo que ahí está el dilema. ¿Por qué hacemos tanta diferencia? Nuestra diferencia no es tan grande, se limita a aspectos físicos y fisiológicos. ¿Qué somos por naturaleza?
Somos personas, seres humanos. ¡ Qué palabras tan profundas, que acogen a todos y todas! Si nos sintiésemos personas iguales ante la sociedad, aunque diferentes en algunos rasgos, nos respetaríamos, colaboraríamos unos con otros, seríamos tolerantes y sentiríamos verdadero amor por nuestra pareja. Pero somos egoístas, intolerantes y con un gran afán de dominar a alguien. Actualmente, bastantes hombres se consideran dueños de su pareja, por lo que pueden maltratarla, incluso quitarle la vida. ¡ Qué falta de humanidad!
Hombres y mujeres, mujeres y hombres; anta todo personas.
Gracias por transmitir tus ideas y sentimientos, gracias por lanzarnos esas ideas para que nuestras cabecitas reflexionen y gracias ,no por ser un hombre que defiende la igualdad, por ser un SER HUMANO.

Concepción has dado en una de las teclas, uno de los grandes problemas derivados del patriarcado y del machismo es la supremacía del hombre sobre la mujer. El hombre, debido a las influencias sexistas y machistas, llega a creer que es el dueño de la mujer y que está por encima del bien y del mal. Por lo tanto, los hombres llegan a manejar las vidas de las mujeres como de un juego se tratara, quitándoles a ella todo el poder de decisión.

Efectivamente Rosana, hombres y mujeres tenemos que trabajar codo con codo para desconstruir el modelo educativo patriarcal y machista que tenemos y establecer un nuevo modelo coeducativo donde mujeres y hombres tengan cabida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *