Categorías
Integración Social

¿Cómo se puede fomentar una buena convivencia intercultural?

Siguiendo la línea de mi anterior artículo, y analizando este concepto desde el punto de vista de la educación, es preciso definir que es interculturalidad con el fin de poder situarla dentro del apartado de convivencia para así abordarla con claridad.

Atendiendo a la definición de la UNESCO (2006, p.17), nos dice que la “interculturalidad es la presencia y la interacción equitativa de diversas culturas y la posibilidad de generar expresiones culturales compartidas, adquiridas mediante el diálogo y una actitud de respeto mutuo”.

En esta definición expuesta de lo que es interculturalidad por la UNESCO, trata valores como el respeto y la importancia de la interacción equitativa, entendiendo esto último en relación al contexto, pudiéndose llegar a la conclusión de que para trabajar una educación intercultural es imprescindible hacerlo desde la postura del respeto mutuo entre culturas, sin respeto no se podrá llegar a una interculturalidad, ya que si simplemente coexistieran dos culturas en un mismo contexto pero sin respetarse, problema con el que nos encontramos a día de hoy, en todo el mundo, sería aceptar la postura de la multiculturalidad en la cual no habría una conexión positiva, siendo conscientes de que todos somos iguales, por el simple hecho de ser seres humanos, tenemos ese derecho adquirido, otro pilar fundamental a trabajar para la adquisición y convencimiento propio como el inculcar a las personas a las que educamos el reconocer a otras culturas como iguales a la nuestra y aprender a convivir con ellas de forma positiva.

Me quiero centrar en este apartado en un punto que trata la definición anteriormente expuesta en el que habla sobre el diálogo, para poder llegar a expresiones culturales compartidas, motivo que me parece importante de señalar, el diálogo, una pieza clave para el desarrollo de las personas, que es el ser humano sin usarlo, a veces no se usa llegando a la violencia, incluso es usado de manera negativa finalizando en violencia verbal, por eso a mi parecer sería importante trabajar desde edades tempranas a saber utilizar un diálogo positivo, en el que sepamos exponer con palabras adecuadas lo que se siente sin llegar a tener que recurrir a la violencia, y en este ámbito es muy importante un diálogo intercultural, un diálogo entre culturas, que mejor manera de enriquecerse como persona a través de otras culturas coexistiendo y conviviendo con ellas que no sea a través del diálogo, motivo que me lleva a pensar que éste sería un punto importante a trabajar en educación para poder llegar a provocar una convivencia pacífica e intercultural.

Siguiendo la estela de la interculturalidad, creo que es importante conocer qué es convivencia, pero antes quiero pararme más que en convivir simplemente, en poder definir este término desde la perspectiva intercultural. Siguiendo las ideas de Santos y Aparicio (2014), nos muestran como la convivencia intercultural en la escuela está obligada a posibilitar el desarrollo idóneo de las nuevas generaciones en contextos complejos, lo que no será posible sin procesos de naturaleza intercultural en su seno. Esto no implica que la participación sea, per se, la panacea para resolver todas las situaciones problemáticas engendradas por la convivencia intercultural, pues a través de la misma se pueden también encubrir y disfrazar acciones sutiles de exclusión y discriminación que hacen mella en las disposiciones y los comportamientos de alumnos, educadores y padres.

Es de vital importancia la educación dentro de un proceso intercultural para poder convivir dentro de un ambiente en el que se respire la cultura de paz. Hecho que tiene que comenzar desde los primeros círculos en los que se encuentran los menores, como son las familias, ya que bajo mi perspectiva es igual de importante educar en interculturalidad, como creer uno mismo en esta interculturalidad, el papel que juega un educador en este entresijo es complicado, ya que a esos alumnos a los que les has dado herramientas y le has proporcionado de pensamientos y cuestiones, van a cuestionar tu forma de actuar ante esto que tu estas intentando que interioricen, y para educar en una convivencia intercultural, es necesario creer en ese tipo de convivencia y estar convencido de que ésta se puede dar dentro de un proceso de cultura de paz el cual debe trabajarse desde la escuela, y aquí juegan un papel importante tanto educadores como familias, de ahí que veo necesario que esta convivencia intercultural, o simplemente una educación intercultural es necesario darla a las familias del alumnado antes que a ellos mismos, haciéndoles ver que la inclusión del alumnado inmigrante en los centros, sea del carácter que sea puede y es una forma de enriquecerse mutuamente entre ambas culturas, esto es un ejemplo que tenemos a día de hoy muy presente en nuestras escuelas como se puede corroborar, de ahí la importancia de educar en interculturalidad a las familias, antes que a los alumnos, pues el papel que juega el profesor ante un alumno que en su casa puede tener ideas multiculturales o incluso de exclusión, es muy difícil trabajar con ellos, motivo por el cual es preciso acercarse al círculo primario de cada alumno mediante la transmisión de valores interculturales como el respeto, la igualdad, la tolerancia, el diálogo afectivo hacia los otros, es un buen paso para poder comenzar a provocar un proceso de convivencia intercultural, y donde mejor que poder llegar a iniciar este objetivo que en la propia escuela a través de la educación teniéndola como base fundamental de todo este entramado para después poder llevar esto a nuestras vidas, a enseñarnos a vivir, tal y como afirmaba Esteve (2010).

Bibliografía:

Esteve, J.M. (2010). Educar: un compromiso con la memoria. Barcelona: Octaedro.

Santos, M.A y Aparicio P.C. (2014). Educación, juventud y convivencia intercultural. Reconstruir la ética de lo común. En E.S. Vila, V.M. Martín, M.T. Castilla y J.E Sierra (Coords.): Ética, educación y convivencia. Fundamentos teórico-prácticos. Málaga: Aljibe

UNESCO (2006). Directrices de la UNESCO sobre educación intercultural. París: Sector de educación. Consultado el 14 de diciembre de 2015. Disponible en web: http://unesdoc.unesco.org/images/0014/001478/147878s.pdf

Alejandro Colomo Magaña
Pedagogo. Director del C.E.S. D.Manuel Segura Morales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *